lunes, 16 de abril de 2012

The Birdlife of Hacienda Riquelme / Las aves de Hacienda Riquelme

This article by John Girdley was published for the first time in the 2009 Autumn Newsletter (prepared by Carole Eteson). We now publish it here because of its interest and relevance. Our bird expert and dear friend John has kindly added a postscript.

Click in the link associated with a bird name to see pictures of the bird.

Este artículo de John Girdley fue publicado por primera vez en el Boletín de Otoño de 2009 (preparado por Carole Eteson). Le publicamos ahora aquí debido a su interés y relevancia. Nuestro experto en aves y querido amigo John ha tenido la amabilidad de añadir una posdata.

Haga clic en el enlace asociado a un nombre de ave para ver imágenes del ave.

Coots bred in 2012 / Fochas nacidas en 2012
On my first visit to HRGR in late October 2008 (in a hired apartment as mine was still an empty shell) I was mainly fixated on buying furniture packs and sorting out water and gas connections. However I couldn’t help noticing some Cattle Egrets stalking the fairways and those refugees from the mountains, Crag Martins swooping after flies on the pools. Black Redstarts and Serins graced some of the newly planted trees. Clearly the place had potential for birds.

My second visit was during the Whit break of 2009 (This time concentrating on snagging, cleaning accumulated builders dust and generally settling in).

The birds in Spring are quite different to Autumn. Nice surprises were the Black-winged Stilts, probably breeding, a few regular Gull-billed terns hunting the pools and sightings of Squacco Heron and Little Bittern.

My third visit was in late July 2009: What a transformation! This time I was able to relax a little. The Stilts and Squacco Herons had obviously bred as there were good numbers of juvenile birds. During the week Tern numbers increased dramatically with over 40 Gull-billed and up to 20 Whiskered Tern quartering the pools. Cattle Egret, Grey Heron and Night Heron all visited (and presumably they were solving the perceived frog problem as they aggressively hunted the margins). For North European birders, overflying Hoopoe, Bee Eaters and Pallid Swift gave a touch of the exotic.

With five species of “Swallows” and two Species of “Swifts” regularly seen, the sites mosquito problem could well have an organic solution if the birds choose to linger and breed in numbers next spring (Or would they need planning permission to erect nests on the outside of buildings?).

At night, sounds of birdlife filled the air, often drowning out the persistent cicadas. Highlights were Stone Curlews, often sighted flying in at dusk and Red-necked Nightjars making a meal of the local moths.

All these birds can be easily viewed with binoculars from the public areas or indeed your own balcony (Dawn or dusk are best). The road near the 18th Tee is possibly the best spot for viewing the big pool without encroaching. Approaching too close would only disturb the birds and attempting to do so would be self defeating. PW should be congratulated for (intentionally or not) creating a superb wildlife habitat that hopefully will enhance the experience of all HRGR visitors and residents alike.

John Girdley 4/8/09 john@birdtours.co.uk

Postscript: April 2012

Since my first visit, my list has crept up to 77 species, of which about 50 are fairly predictable at the right time of year, 20 have only been seen passing through and about 7 have been seen just once. The “rarest” was a Little Crake seen skulking in the reeds in April 2011, though this may well have wintered on the site.

I assume that well over a hundred species could be easily achievable if I was able to visit more often.  I have yet to visit in the winter months and have missed the key migration periods so far.


En mi primera visita a HRGR (en un apartamento alquilado, porque el mío era todavía un cascarón vacío) a finales de octubre de 2008, estuve centrado principalmente en la compra de los muebles y organizando las altas de los suministros de agua y gas. Sin embargo, no pude menos que notar algunas Garcillas Bueyeras que acechaban las calles y a otros refugiados de las montañas tales como el Avión Roquero que baja en picado en busca de moscas en el agua de las piscinas. El Colirrojo Tizón y algunos Verdecillos embellecían los árboles recientemente plantados. Claramente el lugar era idóneo para los pájaros.

Mi segunda visita fue durante el descanso de la festividad de Pentecostés de 2009 (Esta vez concentrado en la revisión y limpieza de mi apartamento y en otras cosas en general).

Los pájaros en primavera son bastante diferentes de los que hay en otoño. Agradables sorpresas fueron el ver por ejemplo Cigüeñuelas, probablemente criando, a algunas Pagazas Piconegras cazando en las piscinas y observar a la Garcilla Cangrejera y al Avetorillo común.

Mi tercera visita fue a finales de Julio de 2009: ¡Qué transformación! Esta vez pude relajarme un poquito más. Las Cigüeñuelas y las Garcillas Cangrejeras habían criado ya que había un gran número de pájaros jóvenes. Durante esa semana, el número de gaviotas se incrementó considerablemente con más de 40 Pagazas Piconegras y más de 20 Fumareles Cariblancos en las piscinas. Las Garcillas Bueyeras, Garzas Reales y Martinetes Comunes nos visitaron (y quizá estuvieron solventando el problema de las ranas al dedicarse a cazarlas). Para las personas de Europa del Norte aficionadas a los pájaros, ver volar a la Abubilla, el Abejaruco y el Vencejo Pálido dio a la zona un toque exótico.

Con cinco especies de “Hirundínidos” (golondrinas) y dos especies de “Apódidos” (vencejos) que se pueden apreciar en la zona, el problema de los mosquitos podría tener una solución orgánica si los pájaros sobrevivieran y criaran en gran número para la próxima primavera (¿O necesitarían permiso de cambios estéticos para hacer sus nidos fuera de los edificios?).

Por la noche, los sonidos de los pájaros llenaban el entorno, y a menudo apagaban el ruido de las cigarras. Destacados fueron el Alcaraván, a menudo visto al anochecer, y el Chotacabras Pardo haciendo de las polillas su comida.

Todos estos pájaros pueden verse fácilmente con prismáticos desde las zonas públicas o incluso de su propio balcón (El amanecer y el anochecer son los mejores momentos). La carretera cerca del hoyo 18 es probablemente el mejor sitio para verlos sin hacer que se sientan invadidos por los humanos. Si se acercan demasiado, podrían molestarles y provocar que se lesionen a si mismos. PW debería ser felicitado por (intencionadamente o no) crear un hábitat natural de vida salvaje tan magnífico, el cual con suerte aumente la experiencia de todos en los visitantes y residentes en HRGR.

John Girdley 4/8/09 john@birdtours.co.uk

Postdata: Abril 2012

Desde mi primera visita, mi lista se ha incrementado hasta 77 especies, de las cuales alrededor de 50 son bastante previsibles en el momento adecuado del año, 20 han sido vistas sólo de paso y alrededor de 7 han sido vistas sólo una vez. El avistamiento más raro fue el de una Polluela Bastarda merodeando en las cañas en abril de 2011, aunque muy bien podía haber invernado allí.

Supongo que podría alcanzar fácilmente el centenar de especies avistadas si pudiera visitar HRGR más a menudo. Además todavía tengo pendiente visitas durante los meses de invierno, periodo clave de migraciones que me he perdido hasta ahora.